Español change

Error

×

El encuentro

Main page / Página principal / Historias / El encuentro

Estoy mirando tu foto. La miro un minuto…dos..miro atentamente, sin fijar la mirada en ninguna cosa en concreto, mi atención empieza a distraerse, la foto se hace viva, la imagen empieza a temblar, ya la tengo muy vaga y… Estoy delante del diván en el que estás tumbada. No sé como portarme. Tengo ganas de sentarme a tus pies. Me siento y te mueves para que yo pueda hacerlo con comodidad, sin darme cuenta de lo que estoy haciendo te detengo porque no quiero que apartes las piernas. Precisamente en este momento mi atención está concentrada en ellas y mis manos empiezan a acariciar tus pies… pasan por ellos, suben a la rodilla de tu pierna izquierda que está encima de la derecha… no veo nada, sólo un matiz violeta está delante de mis ojos que es el color de cómo están tus piernas, cómo mueven de mis caricias… de pronto empiezo a sentir el peso de tu pierna, siento como aprieta con su peso la otra pierna, cojo tu pie con la mano izquierda y con la derecha un poco más arriba, con el tobillo me esfuerzo como si quisiera levantarla para que este peso se haga un poco más real y de pronto me quedo como fulminado por el calor, y siento que me llena el ardor, siento el calor allí, entre tus piernas. Siento claramente como entre tus piernas aparecen las gotas de sudor porque hace demasiado calor para estar así con las piernas apretadas… ¿Cómo lo siento? No lo sé. Creo que con el corazón. Me esfuerzo un poco y al levantar tu pierna, la pongo sobre mis rodillas. Con la mano izquierda sigo aguantando tu pie y mi palma se llena con el sabor de tu pie- no la muevo con mi mano – ella misma se desliza ligeramente por tu pierna y se detiene y de nuevo se pone a deslizar… mis dedos tocan los puntos de dedos, los aprietan y un temblor, no, mejor dicho una vibración aparece entre ellos y después de éste baja el ardor escapando del mundo de tus caderas… siento claramente el sabor de tu planta como si la hubiera lamido con mi lengua… hace calor… con la otra mano abrazo los dedos de tu pie y me doy cuenta de que estoy muy a gusto… Tú giras un poco en el diván y te pones boca arriba, no sabes donde poner tu otra pierna para sentirte cómoda, te ayudo y pongo tu otra pierna a mis rodillas. Echas la cabeza hacia atrás pero ahora no es para resultar bien en la foto, ahora es el eje de la energía que sale del punto donde mi mano se une con tu planta, pasa por todo el cuerpo y te hace estirarte espasmódico-dulcemente… tus rodillas están un poco abiertas incapazmente y con pasión… mi mano se desliza por ellas, siento tu rodilla..pero regreso a tus pies…el ritmo se acelera… ¿qué ritmo? ¿el ritmo de qué? No lo sé, es el ritmo del silencio. Es el ritmo del latido del color en mi pecho. Cojo con dos manos tu pies, mis manos lo acercan a la cara y aprieto tu planta a la mejilla…siento claramente el sabor de tu planta como si la hubiera lamido con la lengua…como si… pero no me satisface. Es como si… tuviera que sentir en realidad su sabor… te lamo… me quedo estupefacto, me estremezco, flipo y lo mismo pasa contigo: la rodilla se estremece del calambre muscular y tengo que apretar tu pie con fuerza… paso con la lengua por toda la superficie de tu planta… muy lentamente… disfrutando con esta acción inocente. Pero al mismo tiempo brutalmente sexual, tu piel está oculta en mi con las medias pero la siento igualmente. Siento tu sabor… éste baja abrazando suavemente mi techo, mi vientre, más abajo… todo está envuelto con el ardor de este sabor… te lamo entre los dedos y es que casi no se puede aguantar…muerdo un poco tus dedos… tiemblas con todo el cuerpo, se te escapa un grito… y veo que entre tus piernas, allí, en la profundidad se enciende una bola de fuego… y a su encuentro ya se me sube el poste de fuego en la profundidad de mi pubis… y es sólo el presentimiento, es sólo la primera ráfaga del viento que viene antes de una tormenta… y según los presagios amenazantes se ve claramente su potencia que penetrará a nuestros cuerpos y almas.

Cuando me acuesto, te abrazo y en seguida empiezo a sentirte. No te molesto al conciliar el sueño, solo te toco suavemente los pechos. Pero al principio J . Y después no puedo aguantar y las beso, las lamo. Pero no lo puede soportar durante mucho rato y te abrazo, tus manos encuentran las mías, y nuestros labios… nuestros labios no pueden existir separadamente… no pueden… es imposible. Beso tus mejillas, tu nariz, frente pero es poco para mí y como un perro fiel empiezo a lamer tu cara y no puedo parar y por lo que hago en ti nace algo… y tus piernas se abren, me presionan, me atraen, me obligan que lo haga todo más rápido, que entre ahora mismo… Disfruto cuando siento como tus piernas fuertes me obligan a entrar… obedezco a su voluntad aparto de tus labios, me siento, tus piernas me rodean, ya no puedes esperar, pongo mis manos sobre tus caderas y las mantengo allí. Te acercas a mi, estamos muy juntos, ya no podemos acercarnos más, un poco más y entro en ti… Pero sé perfectamente lo que quiero y cojo tus tobillos para levantar tus pies, aprieto tus pies a mi cara y espero… ya no tengo fuerzas para esperar, pero espero… y tus brazos se encuentran con mi polla, tus dedos la rodean y se llenan con temblor y el zumbido que emana. Perdiendo fuerzas por la espera empiezo a moverme lentamente y mi polla se desliza en tus manos. La aprietas muy cerca de tu pubis y su deslizamiento ya no es tan inocente. Apartándome un poco te doy la oportunidad de inclinarla hacia abajo y por fin mi polla se hunde en tu humanidad y suavidad. Tus piernas son muy tensas y me aprietan como tenazas, cojo tus brazos porque tu misma nunca las apartarías y siento como tus puños se hacen más grandes o más pequeños siguiendo los movimientos de mi polla y su ardor penetra en tus dedos y después en los míos. Siento que ya estoy a punto de introducir mi polla. Pero me supero porque ahora vuelvo a apartarme y pongo mi mano encima… mis dedos abren los labios (en castellano se dice igual, jeje) (e-e-e… en ruso esto se llama los labios… espero que entiendes de que se trata… si no.. te explico) se hacen húmedos en seguida pero quiero saber tu sabor, me aparto y me pongo entre tus piernas pero tus manos me buscan entonces me doy vuelta y me pongo encima. Ahora tus manos y mis manos y nuestros labios pueden encontrar todo lo que quieran… Pongo mis manos bajo tu culo y lo subo un poco, empiezo a chuparte, estás tan húmeda, te lamo los labios, tu sexo que se aprieta y se abre es la pasión espasmódica y con la punta de la lengua penetro un poco adelante… y en este momento todos mis músculos se ponen en tensión porque tus manos que apretaban mi polla cedieron el sitio a tu lengua suave y no puedo tenerla sujeta, por lo que ya no se llama polla. Aprieto mi fuego a tus labios, se abren lentamente e introduzco mi lengua en ti y empezamos gemir al mismo tiempo… No podemos hacer nada más, estoy en ti y tú en mí y sentimos como nuestras almas se unen en un sentido muy especial, antes esto era imposible. Muevo mi lengua en ti y siento como tus dientes se aprietan y tu lengua me acaricia. Sigo moviéndome y tú pones tus manos en mi culo y lo aprietas fuertemente.

Si no tomo en cuenta lo que acabamos de empezar habríamos podido corrernos diez veces, pero eso no es para nosotros. Me pongo a tu lado y beso tus pechos, los muerdo y nos abrazamos, temblando de pasión. Tenemos que dormirnos y al despertar mañana empezarlo todo de nuevo, pero ya en un nuevo nivel de energía y amor. ¿Pero acaso es posible conciliar el sueño cuando estamos tan calientes? Acaso se puede conciliar el sueño cuando estamos tan cerca cuando estás dispuesta a romper la manta con los dientes con la que estamos tapados para mirar mi cuerpo, cuando quiero follarte no quiero violarte. Quiero machacarte, atar tus manos, abrir tus piernas y entrar en ti con toda mi fuerza, de modo vulgar y perverso para que grites de un placer insoportable y bestial, quiero agarrar tus tetas y mantenerlas así y follarte hasta que tu grito se convierta en un gemido, en un aullido, hasta que llores. Y entonces te abrazo y nos miramos a los ojos hasta que nos corremos juntos en silencio. Si hubiéramos sido capaces de hacer más lo habríamos hecho… pero a pesar de todo había que conciliar el sueño. Y aprenderemos a dormir juntos cuando nuestros cuerpos estén calientes y las almas brillen para despedirnos mañana y seguir nuestro camino… mañana suena un poco raro porque nos despertamos dentro de una hora y nos echamos uno al otro para volver a aguantar y dormirnos de nuevo y volver a despertarnos dentro de un rato.

¿Este sueño es tuyo o no? La polla cubierta de tu sangre menstrual que sale de tu coño es la daga que sale del corazón. Los pezones de color de sangre y la sangre del color de los pezones. Las piernas abiertas y dobladas un poco, los pies que descansan al lado de los míos. Los ojos llenos de pasión, la nariz que es tan sensible cuando la lamo con la lengua, la boca entreabierta que deja ver el punto húmedo de tu lengua rosada y que huele todavía a mi sexo y este olor, este sabor y la conciencia de un deseo increíble de correrme en tu boca. Todo esto crea el deleite y esta tensión está bien)tensión) . Sus labios que besan tu pierna, te muerdo los dedos de tus pies, acariciándote con sentimiento. El pone su polla tensa en tu boca pero no cabe toda y la coges con la mano, la polla se desliza en tu boca, la acaricias con los labios y con la lengua, las nalgas de él suben y bajan encima de tu cara, pones sus manos sobre ellas, no, mejor dicho te agarras en ellas y las arañas…, un gemido largo y profundo se le escapa cuando tu dedo entra en su culo… y cuando tú, loca de lo que hace su lengua con tu clítoris y sus dedos con tu coño, muerdes suavemente pero al mismo tiempo bastante fuerte como para que lo sienta. Él como un potro, al que han dado un latigazo, ya no puede aguantar y empieza a follarte la boca y de pronto el chorro de semen caliente… tú aprietas su cabeza con las piernas en espasmo y los músculos del vientre poniéndose en tensión como si empujaran de ti toda tu pasión, todas tus fuerzas y sus manos que tocan tus rodillas y tu pecho que está lleno de fuego de pasión, y tus tetas altas y super sensibles a las caricias más ligeras…. todo te hace volverte loca…

Hoy todo es perfecto, me siento tan a gusto contigo… nuestras caricias son tan naturales, finas, sanas, bonitas… Son tan bonitas como los juegos de las liebres en el claro de bosque durante un día soleado. Como el guindo cubierto con las flores de la primavera. .. Es tan sorprendente recibir un placer erótico tan fuerte y encontrar en este placer un sentimiento estético tan precioso, y en seguida mi pensamientos son tan alegres y ellos pertenecen a los dos, nos tocan, juegan con nosotros, no regalan sus imágenes, asociaciones, contemplan paradojas increíbles y al mismo tiempo los vínculos inesperados y cristalinos. Mi corazón está lleno de ti, todo mi ser es el órgano, es el arpa y tú tocas este arpa con el viento de tu amor…y nuestros sonidos se unen y no hay nada exagerado ni insuficiente. Ya estás dormida y yo… a escondidas subo la manta y te observo… respiras tranquilamente… tus pechos…como me atraen ahora! Tienes suerte de estar dormida y no sentir lo que estoy sintiendo yo! Y yo beso tus tetas pero suavemente y sin ruido para no despertarte… beso tus pezones… los mantengo unos minutos en mi boca sin hacer nada… te quito la manta… tengo calor… tengo tanto calor que no tendrás frío sin la manta… ¡que guapa eres! Empiezo a besar tus manos, subo… ahora estoy besando tus codos…ahora tus hombros… que hago con mi polla… ya es tan tensa… muy tensa… la aprieto a tu cadera y me quedo inmóvil durante unos segundos… con cuidado pongo mi pierna en ti y te abrazo y aprieto mi fuertemente…estás dormida… beso tus labios… me pongo de rodillas a tu lado… eres preciosa…hasta cuando duermes tu cuerpo emana pasión… tu brazo está en tu pubis… la aprieto y huelo el hoyo entre tus piernas. Que olor…este olor… me gusta mucho… me siento feliz… que bueno que estabas cansada y no te duchaste. Respiro a pleno pulmón y este olor penetra en mi, llena mi pecho, difunde en mi sangre, se introduce en mi ser… como un ladrón de noche beso a hurtadillas tu rodilla, bajo a tus pies… amo tus pies, me gusta amarlos… y mi mejilla siente el cariño de tu piel y mis labios empiezan a acariciarlos… levanto tu pierna y la aparto de la otra… y de pronto se me ocurre una fantasía impactante. Me siento al lado de tu cabeza y empiezo a tocarte con mi polla… es insoportable…siento pasión por tus ojos, por tu nariz, por los labios, me siento encima de ti y mi miembro pasa por tus labios… no sé dónde encuentro las fuerzas para aguantarlo… cojo mi polla en la mano y la paso por tu boca… y otra vez… y otra… me apetece mucho introducirla… pero no quiero despertarte… mis dedos abren tu boca… apartan tus dientes… muy lentamente… y ya se puede, se puede pero no me atrevo, la polla se detiene justo delante de tus labios y entro… más adelante… me quedo inmóvil durante unos segundos… miro tu cara… observo mi polla, tensa, grande, puedo ver sólo la mitad… y de pronto siento tu lengua y me has acariciado apretando los labios… pero no estás despierta… simplemente como un bebé chupas tu chupete…es…¿como se puede aguantar esto? Me muerdo el labio y siento el sabor de la sangre… sólo así me puedo relajar un poco…Y me pongo a moverme muy despacio, guardando silencio…no puedo apartar la vista de tu cara, de tu boca en la que penetra mi sexo y después se retira…creo que estás teniendo dulces sueños…J tal vez sueñas con lo que está pasando ahora. Miro a tus ojos, paso a través de tus párpados cerrados y veo… veo… Sí que veo…. veo que estás soñando conmigo, con que estoy dormido y tú acaricias suavemente mi polla con tus labios, tu lengua pasa por toda la superficie y goza del sabor de la pasión que hemos tenido esa noche… te restriegas tu nariz contra mi sexo…me lames, me chupas, me muerdes con el sentimiento, con la pasión, con el amor. Tomas mi polla en tu boca y empiezas a morderla ligeramente con toda tu voluptuosidad… para sentir su tensión y a ti también se te ocurre un pensamiento jugoso y te pones entre mis piernas, empiezas a besar mis rodillas, mi cuerpo te responde, mis músculos se ponen tensos, para ti es imposible parar, te encanta la belleza del cuero masculino… muerdes mi pierna… ahora un poco hacia arriba… impaciente apartas mis piernas, empiezas a lamer mi sexo, lo coges en la mano, lo subes un poco, y pasas por el con tu lengua…. nos estremecemos los dos, tu lengua me acaricia muy lentamente… tiene tantas ganas de entrar… ¿quién de nosotros tiene este sueño?… hace mucho que no puedo contestar a esta pregunta… tal vez es mi sueño con el que estás soñado con lo que está pasando…Nos abrazamos, mi miembro esta apretado contra tu pubis, me bajo un poco… se puede hacer esto en el sueño…en el sueño… todo está pasando en el sueño… quizá…miro a tu cara y siento como te abres… para permitirme introducir mi polla… todo esto pasa en el sueño… casi estoy dentro… allí hace tanto calor… mejor dicho ardor… y humedad… entrar determinadamente no cuesta nada… ocuparme, no me das de un segundo… pero a mí me gusta esperar…y esta tortura parece que dura toda una hora… al levantarme me pongo las piernas a lo largo de las tuyas y las aprieto… ahora tus piernas están bien apretadas…me pongo encima, te abrazo , cierro los ojos y me relajo… estoy tumbado encima de ti…. casi inocentemente….y ahora empiezo a moverme pero muy lentamente… muy lentamente… eternamente lento…. a dónde me muevo? Me parece que me voy al otro mundo, ya no es el sueño… ya estamos juntos, juntos en lugar donde brilla el sol, donde la hierba es siempre verde, donde el agua es transparente… estamos en la orilla de un riachuelo… estás sentada con las piernas colgante, estoy abrazándote y besando tu pelo… nuestras manos se encuentran y se quedan inmóviles… la eternidad nos observa y nos envidia… envidia a nuestra felicidad y a nuestra transitoriedad… la gente fuerte, alegre, la gente de ojos azules pasan y nos sonríen y le respondemos con la risa…esta risa suena como el trueno de plata y el cielo se desató con la lluvia de oro con las gotas ligeras doradas… el mundo se inclina inesperadamente y abre sus dimensiones incontables y la mirada penetra a todas las partes y se convierte en todo lo que existe y en todo lo que se ve… y sobrevivimos a las transformaciones interminables durante un momento corto e incomprensible.